¿Qué estudian los colegiales del Mendel?

2019-11-18T17:34:24+01:00

Las carreras universitarias técnicas, las favoritas de los ‘mendelianos’

 

Desde la educación secundaria ya ‘se nos ve el plumero’. En 3º de la ESO toca elegir hacia dónde tiramos: letras o ciencias. En Bachillerato ya nos reafirmamos: humanidades, ciencias sociales, ciencias, tecnología o artes. Y al pasar a la Prueba de Acceso a la Universidad, seguimos la línea.

En el caso de nuestros colegiales, hemos analizado datos, atendiendo a las carreras universitarias que estudian nuestros futuros graduados. Y los resultados son los siguientes:

Las carreras universitarias por las que más se decantan los ‘mendelianos’ son las carreras técnicas, en el 25,3% de los casos. Las ingenierías, las que más presencia tienen, frente a otras como la arquitectura. Le siguen, empatadas, las ramas de ciencias económicas y las ciencias de la salud, ambas, con un 21% de representación entre nuestros colegiales. En el caso de las ciencias económicas, en la mayoría de casos, los estudiantes optan por una doble titulación. Por su parte, en ciencias de la salud, medicina y farmacia son las que tienen más presencia. Las siguientes son, muy de cerca a las anteriores, las ciencias sociales. Son elegidas por nuestros colegiales en un 20,3% de los casos. Mayoritariamente, las jurídicas, seguidas en menor proporción, por las ciencias de la información.

Así, nuestros jóvenes colegiales han optado por carreras que presentan interesantes salidas profesionales en el actual mercado laboral.

¿Qué carreras universitarias elegir?

 

A la hora de elegir qué carrera universitaria vamos a estudiar suele surgir en muchos estudiantes una disyuntiva: ¿elijo la carrera universitaria por vocación o por las salidas laborales que ofrece? En este sentido, nos queremos hacer eco de la reflexión que Inma Tello, orientadora universitaria, hizo hace unos meses en declaraciones a El País en un interesante artículo: “Las carreras más demandadas en un mundo cambiante”. Para Tello, “hubo un momento en el que lo que más movía a los estudiantes era la motivación. Luego, la situación laboral empeoró con la crisis y los alumnos empezaron a valorar más las salidas laborales seguras”, explica y continúa: “Hoy en día creo que es preciso el equilibrio entre ambas facetas: no podemos dedicarnos a algo que no nos
gusta nada, pero tampoco debemos elegir una carrera que no tenga ningún futuro”.

En el Colegio Mayor Mendel estamos de acuerdo con la opinión de Tello y animamos a todos los futuros universitarios a que piensen concienzudamente qué carrera universitaria quieren estudiar teniendo en consideración que su futuro profesional y económico dependerá de esta importante decisión, pero sin por ello sacrificar su vocación. Porque desarrollar una labor profesional sin ánimo, sin pasión, también puede condicionar nuestro futuro, nuestra vida.